Imprimir
Categoría: Noticias
Visto: 582

Ni la lluvia del domingo pudo empañar un campeonato que ha atraído hasta el pequeño municipio valenciano participantes de todos los rincones del Estado. Gente venida de Madrid, Barcelona, Guipúzcoa, La Rioja, Almería, Murcia o Granada, entre otros lugares, se fueron acercando a Millares desde el viernes por la tarde para participar.

El programa comenzaba el sábado por la mañana con la recepción y bienvenida de los tiradores y una visita al cercano yacimiento de arte rupestre levantino de los Chorradores, donde puede observarse una escena de recolección de miel. Empezaba a teñirse de prehistoria el ambiente y así, tras la comida de hermandad en la Plaza Mayor, empezó a oírse el zumbar de las flechas volando en el Barranco del Nacimiento.

La prueba de arco reunió a más de 50 inscritos que, repartidos en grupos, fueron disparando a cada una de las 30 dianas distribuidas por todo el lecho de un barranco que lucía primaveral y hizo las delicias de tiradores y espectadores.

Después de la competición, el centro de la actividad se trasladó a la Plaza del Hinchidor donde se realizaron talleres de arqueología experimental. Grandes y pequeños pudieron elaborarse un colgante con conchas marinas, tallarse una punta de flecha o hacer fuego como en la Prehistoria.

Ya por la noche, la cena reunió a unas 100 personas bajo el techo de la Sociedad la Fundamental que este año celebra un siglo de vida y lo quiso celebrar con todos los tiradores.

El domingo ya amaneció lloviendo, y después de unos ajustes en el recorrido, los tiradores de azagaya pudieron realizar la prueba con la dificultad añadida de la lluvia, lo que le dió todavía más emoción, si cabe.

El fin de semana concluyó con las palabras del alcalde de la localidad, José Ricardo Pérez Gómez, quien señaló los fuertes vínculos de Millares con la prehistoria a través de sus numerosos yacimientos, e invitó a realizar futuras ediciones de este Campeonato en Millares, un pueblo de acogida que siempre estará abierto a los eventos que lo activan y lo visibilizan.

Los tiradores, evidentemente satisfechos, recogieron sus diplomas de participación, dieron los premios a los ganadores en las categorías de arco y propulsor y se despidieron con la idea de volver el año que viene.